PORNO CHILENO, VIDEOS XXX GRATIS

Cada mes le meto la pichula a mi amiga de Rancagua


Nos vemos solo una vez al mes pero en cada oportunidad gozamos a plenitud de nuestros sexos. Al terminar nuestros genitales están completamente inflamados y yo al menos debo esperar un par de días antes de poder recuperar mi erección. En cada oportunidad nos metemos media docena de polvos como mínimo. Ella llega al clímax entre ocho o nueve veces y me pide más cada vez. Me deja como limón de emolientero y bien vale la pena el esfuerzo pues esa hembra no es fácil de satisfacer pero ella también se compromete en prodigarme todo el placer posible y no para hasta dejarme fláccido y muy satisfecho.