PORNO CHILENO, VIDEOS XXX GRATIS

No me quedó más remedio que tirarme a mi mujer


Ese día estaba tan caliente que llamé a todas mis amantes y amigas cariñosas, pero debido a una conjunción de diversos factores, todas estaban ocupadas o tenían algún compromiso. Lo máximo que obtuve fue la promesa de que me llamarían al día siguiente muy temprano. Así que no me quedó otra que hacer de tripas corazón y tirarme a mi propia esposa. A ella le sorprendió el ímpetu que le puso al asunto y a mí me llamó la atención que conociese un par de poses nuevas. Quizás estuvo practicando con su profesor particular de yoga. No lo sé ni me importa gran cosa.